Día de San José Obrero – 1 de mayo

Comenzamos el mes de mayo con el día del trabajo y que mejor persona para representar este día que con el mismísimo padre adoptivo de Jesús, José de Nazaret. También en este mes conmemoramos a la santísima virgen María, por lo que también comenzar el mes con su esposo es algo increíble.

José fue un hombre humilde y justo, pasaba su vida en la meditación, la oración y en su trabajo. José es un digno símbolo del silencio, de la prudencia, de la generosidad, de la dignidad, y del trabajo. Compartió su trabajo con su hijo que no es más que el mismo Dios hecho hombre, Jesucristo.

Patrono de los Trabajadores

Aunque en este día no recordamos la vida de San José como tal, sino que recordamos a San José como el patrono de los obreros, de como se conmemoró esta fecha a para pedir su intersección por todas aquellas personas que trabajan arduamente a diario para llevar el pan de cada día a su casa, a quienes lucharon por sus derechos como trabajadores, para los que no tienen trabajo y piden fervorosamente por uno.

Esta fiesta fue instituida por el Papa Pío XII  en el año 1955, las siguientes palabras fueron dichas por el sumo pontífice el día que instituyó dicha fiesta: «Ustedes, los hijos del trabajo, que durante tanto tiempo han sido los esclavos de la labor, busquen a aquel que declara que la vida es sagrada, que el obrero es libre de las cadenas que la primacía del materialismo y del egoísmo económico ha soldado no sólo en torno de los puños de los trabajadores, sino en torno de su corazón y de su espíritu… Busquen un principio, una razón que haga a los hombres iguales, solidarios entre sí, y que les devuelva la fraternidad. Y ello no en el odio contra otros hombres… Ya que todos viven en una comunidad natural, que traten de formar una sociedad humana y que sientan la grandeza de ser un pueblo». Recordemos que, durante siglos, los trabajadores lucharon por tener mejores beneficios y derechos y esta lucha rindió frutos en la mayoría de países del mundo en el siglo pasado.

Un Santo Humilde y Justo

En los evangelios se refieren a san José como “Faber” lo que se puede traducir como carpintero o herrero, por lo pequeña que era la aldea de Nazaret, se cree que era el único carpintero de la zona, por lo que atendía todos los trabajos de los pobladores, también en los evangelios se le llama “Hombre justo” ya que era alguien que atendía a sus clientes con mucho respeto, con justicia y caridad, un hombre de fe, humilde, sencillo, honesto, digno y entregado a la oración. Un hombre que demostró su santidad en todo lo que hacía, tanto en su hogar como en el trabajo.

Más Sobre San José

Encuentra más información sobre San José en nuestra página.

Biografía de San José – 19 de marzo
Oraciones a San José

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *